martes, 20 de agosto de 2013

MORTAJA DE LUNA Y VIENTO





Sonidos de yunque y fragua
ahondando el sentimiento.
Banderas por las esquinas...
por las esquinas del tiempo.

Se van clavando rejones
de magia, duende y misterio.
Y el aire se vuelve verde,
¡y la campana, lamento!...
y la noche es aún más noche,
¡y el silencio es más silencio!

Ya el aire gime que gime...
¡ya el aire dice gimiendo!:
“que cubran a Federico
con mortajita de viento”.

Arañas de escalofríos
por la espalda van subiendo.
Un latido de jazmines
agoniza contra el suelo;
y la pena negra fluye
hasta el brocal de mi pecho.

Y el aire gime que gime...
¡y el aire dice gimiendo!:
“a los senderos del agua
ponedle crespones negros”.

Mortaja de viento y luna,
¡mortaja de luna y viento!,
que cubran a Federico
de azahares y luceros.
Que duerme en una veleta...
¡entre la tierra y el cielo!.

                          ©  Carmen Aguirre

Poema leído en la Casa de la Cultura de Fuente Vaqueros (Granada)
en el acto conmemorativo del Centenario de García Lorca. Agosto 1998
                                                                                               

8 comentarios:

  1. Hermoso,como siempre,mi querida amiga.===

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro verte por aquí
      mi querida Jessie
      y me encanta te haya gustado.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Madre del amor hermoso que poema más bonito. ole tú escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyyyyy mi Ángeles
      tú que escribes tan bonito,
      y que me digas estas cositas...
      me vuelvo loca.
      Besos mu grandes.

      Eliminar
  3. Carmen Aguirre

    Palabras, mis palabras
    en prosa o en verso,
    quisiera decirte,
    quebrando el silencio,
    para ti, Carmen,
    todo lo que siento,
    sabiendo de ti,
    leyendo tus versos...

    Palabras, mis palabras
    cruzan tu sendero,
    hoy vine hasta aquí:
    te abrazo en silencio,
    si, me conmoví
    leyendo tus versos
    sobre Federico
    el Poeta eterno...!

    Palabras, mis palabras
    se detienen en mi pecho,
    amiga Carmen Aguirre,
    luego de leer tus versos.
    Andalucía que gime
    tu que escribes misterios,
    queda entonces para mi:
    sólo sacarme el sombrero...!


    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Federico, por dedicarme este poema.
      Me alegro en el alma, que te haya provocado
      y seguro que los hados han propiciado
      este encuentro, para que sigan fluyendo
      los versos y la amistad.
      Un abrazo desde la Málaga de tus antepasados
      hasta Buenos Aires.

      Carmen

      Eliminar