domingo, 12 de abril de 2015

ORGÍA DE SANGRE



El Guernica


( Tercetos encadenados y serventesio)

El horror, la amargura, el desespero…
las lágrimas que brotan a raudales
de un contraluz de agónico venero
que estalla deshaciéndose en cristales;
y la sal se descuelga vivamente
traspasando del alma los umbrales.
Se muestra el sufrimiento tan patente,
que los gritos se cuajan en la entraña
y salen por la boca amargamente
al hedor de la muerte y su guadaña.
Elevamos las manos hacia el cielo
ante este gran dolor que fiero araña,
intentando encontrar algún consuelo,
--algo que nos devuelva la razón--
un suspiro de luz que alivie el duelo
de nuestro desgarrado corazón…
al ver que todo un pueblo se sumía
en una oscuridad sin remisión,
desangrado en la flor de su agonía.

Carmen Aguirre
11/ 4/ 2015


2 comentarios:

  1. Bonitos versos para una obra muy controvertidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, por pasar a leerme.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar