viernes, 8 de mayo de 2015

DE AGUA Y LUZ

Soneto



















(a Narixa) 

El huerto del “Rubico” en verderío,
y esa dulce quietud que de ti emana.
Revuelo de gaviotas por “Burriana”,
y ese grito callado de tu río.
 

 Al pie de “Carabeo”, el mar bravío
se deshace en espuma. Abre besana
un torrente de luz. La rosa ufana
se nos muestra perlada de rocío.


Entre aristas de luna y alabastro,
el agua mansamente se despeña
para dejar memoria de su rastro.
 

 Alto muro de estrellas movedizas,
relámpago de sol, fuente risueña
que todo lo que tocas lo eternizas.



Carmen Aguirre

2 comentarios:

  1. Bonito soneto el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, preciosas tus letras, mi Carmen Aguirre.
    Un placer pasarme por ellas.
    Abrazo.

    ResponderEliminar