jueves, 8 de octubre de 2015

BAJO LA LUNA


























(Sextina provenzal)


Siento el latido inmenso de la sangre
siempre que bebo el aire de tu beso.
¡Siembra mi cuerpo entero con tus manos,
cúbreme con mil pétalos de rosas!…
Quiero amarte al relente de la noche,
negra noche con sábanas de luna.


Derrama su fulgor, la clara luna,
y enciende con urgencia nuestra sangre,
y todo es luz de aurora en esta noche,
un vuelo de azahar que prende el beso
a orillas de la senda de las rosas,
que brotan ante el roce de las manos.


El deseo ya crece por las manos,
va creciendo como una flor de luna,
y amanece el rocío entre las rosas
al fundirse mi sangre con tu sangre…
Pura estrella que fluye desde el beso
anulando las sombras de la noche.


Nuestro universo girará en la noche.
Como una noria rodarán las manos,
y encontrarán ese dulzor del beso
que atesoraba un suspirar de luna;
y ante el clamor de la encendida sangre
florecerá un volcán de aladas rosas.


Un brillo nuevo surge de las rosas,
y sus corolas arden en la noche
trenzando, con amor, la roja sangre,
mientras se escapa el mundo de las manos
y una lluvia de lágrimas de luna
fecunda la pasión de nuestro beso.


Y en el dorado éxtasis del beso
se enredan nuestras bocas, como rosas,
trepando hacia la almena de la luna
que destila claror, en esta noche,
y es fuego que madura por las manos
desatando mareas por la sangre.


Del fondo de la sangre mana el beso,
y florece en las manos miel y rosas
mientras la noche estalla en alba luna.


Carmen Aguirre
6/10/ 2015

2 comentarios:

  1. Excelente trabajo el que nos dejas con estos versos en un poema muy típico de aquel Foro donde aprendí tantas cosas.
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rafael. Es verdad, que en ese foro se aprende mucho....
      Aunque a mí, me gusta salirme por la vía Tarifa...
      Un beso

      Eliminar